La MÁQUINA de CrEaR SUEÑOS: Primera parte

Está claro que hoy tengo un día de esos en los que la semana vuela y me siento desplegando mis alas de hilos, plumas y colores. Así que…, me gustaría lanzaros un nuevo PÁJARO DE MI CABEZA, ¿es el quinto tras el de piEs de MaRiposa, verdad?

¡Pues allá vamos!

Llevo toooda la semana soñando, sueños alegres y grises, sueños de olores y viajes, sueños de viento y verano, sueños al fin y al cabo todos y cada uno de ellos.

Al despERtar, con un ojo aún cerrado y el otro medio abierto, intento remover, una y otra vez, esos pedacitos de recuerdo (pero sólo consigo que se me enfríen los pies). Opto por despegarme totalmente de la sábana, el peque me dice los buenos días, y ya, sí que sí, el recuerdo vago de esos sueños se han convertido en una sensación apenas perceptible debajo de la piel.

Ahora, mientras escribo este post, he de sincerarme y deciros que ya no me acuerdo de prácticamente nada, por lo que me he plantado en seco y he decidido fabricar una máquina de sueños, no sólo para tenerlos sino también para conservar un puzzle de ellos.

¿Os apetece?, porque ¡¡Os invito a todos a formar parte de esta primera fase!!

Para empezar la máquina no se podría crear sin ojos de niño/a. Claro que muchos los tenemos un poquito oxidados. Así que, ¡empecemos por recuperarlos!. Es la mar de fácil, yo por ejemplo, ayer paseé con el peque bajo la lluvia sin paraguas, en sandalias y pisando charcos. No recuerdo haberme reído más en tiempos, es verdad, que fue casualidad, la tormenta llegó y allí mismo nos pilló.

Hoy, me estoy parando a contar todas las bicis rojas que voy viendo, aunque a Andoni, el aita de mi peque, le cueste seguirme.

He pensado que todo este fin de semana voy a estar cantando cualquier cosa, aunque desafine y ¡por piedad! me imploren que lo deje. ¡Ni hablar!.

He tomado por costumbre negarme a utilizar ropa que pique y zapatos que me duelan en el dedo gordo del pie.

Y, por supuesto, a todo aquél que quiera hacerme de orejas y escucharme, voy a hacerle preguntas y más preguntas, porque me gustaría saber,

¿por qué diantres no se puede pEscaR la luna?,

o ¿por qué una pompa de jabón de colores no puede sER un avión teledirigido desde mi soplido?,

       o ¿por qué Nari no puede ser SupER Nari?.

¿Alguien lo sabe?

Nota: esta vez la Música para SupER Nari la podéis crEaR y escuchar cada uno de vosotros debajo de vuestra piel. ¡Animaos a probar con ojos de niño!

Autora del vídeo «SupER Nari»: Marta R.

Leave A Comment